Hace muchos años…

On 20 Mayo, 2012 by Guadalupe iglesias

Hace muchos años, los habitantes de los pueblos y aldeas del interior de Galicia, se reunían en la llamada “Feria de ganado”, para vender o comprar su ganado  al tiempo que conseguían productos del campo como verduras o aceite, cuchillos (en gallego se llaman coitelos) y conocer de propia mano todos los acontecimientos importantes que habían ocurrido en los alrededores.

Algunos acudían en carros de bueyes y otros lo hacían andando desde su localidad. Esto significaba que tenían que comer fuera de casa y aquí aparecieron las pulpeiras.

Estas mujeres cocían el pulpo en grandes cazuelas de cobre, pues está demostrado que el pulpo adquiere un mejor sabor cocinado en este metal que en otro.

Los platos de madera se utilizaban porque eran más prácticos, pues no se rompían. El cachelo (patata cocida), llegaría mas tarde ya que en las ferias de ganado únicamente se come el pulpo a feira (o pulpo a la gallega) acompañado de pan y de vino de la tierra.

¿Por qué el pulpo y no otro alimento?

La explicación es que en aquél momento el pulpo no lo quería nadie, (¡quien les  iba a decir que años mas tarde se pagaría a precio de oro!) y por lo tanto este animalito llegaba desde los puertos de mar (enredado entre las redes que recogían otros mariscos mas apreciados) y se enviaba al interior prácticamente regalado.

No os voy  a poner la receta del pulpo a feira pues todo el mundo sabe sus ingredientes, pero sí os voy a dar algunos consejos que a mí me dio mi suegro y me resultaron interesantes.

  • Nunca comas el pulpo con tenedor pues se endurece.
  • No bebas agua con el pulpo, pues éste es de difícil digestión y el agua no le ayuda.
  • Procura que en la cocción no te quede ni muy pasado ni muy duro, algo  así como con la pasta, para ello, cuando cuezas el pulpo, al introducir éste en el agua hirviendo sácalo 3 veces para que la piel se adapte al ambiente y no se separe del pulpo.
  • Corta el pulpo con tijeras y nunca lo hagas con cuchillo.
  • El utilizar sal gorda o fina, así como pimentón picante o dulce, es a gusto del consumidor.

En fin, que si vais a la Galicia interior, no dejéis de acudir a una feria de ganado, en donde ya prácticamente no se vende ni se compran animales, pero siguen estando nuestras  queridas pulpeiras.

Saludos gastronómicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *